Abierto por balance: Anuario Fundación Ceferino

Este viernes pasado, el 23 para ser redundantes y específicos, compartimos en el aire de la radio el anuario, consabido material de archivo ante cada final de año: en este recorrido los lectores-oyentes podrán encontrase con las primeras marchas después de la asunción de Macri, en donde la ley de medios ya se veía “sacudida”. La plaza San Martín, epicentro de las reuniones populares de la gente, desde donde, por ejemplo observaron como se despedía Cristina, a través de una pantalla gigante.

La misma plaza que luego fue sitio de encuentro de los artistas que siempre dicen presente en materia solidaria ya que desde la Fundación se realizó una convocatoria porque, hablando de “que se veía venir” los convenios firmados en 2015 estaban a la espera de Marcial Paz, a cargo de la Secretaría de Trabajo, el mismo funcionario que, en la gestión de Buzzi, en 2014, tampoco quiso atañirse a lo firmado.

El acampe de nueve días en febrero, la visita de Manu Chao en esa carpa amarilla, la canchita de fútbol de espacios reducidos, los pibes “rolleando”, la música siempre flotando: la radio playa, antes.

Vértigo. Y pausa. Como haciendo pan y queso.

Marzo 2016, el slogan que se hace grito:”Con este proyecto, ni un paso atrás”, utilizado como artístico. Curiosamente ese slogan o frase surge de una charla-entrevista que le hicieron a mediados de 2011, los pibes otros pibes, siempre pibes de la Fundación al gobernador Mario Das Neves quien soñaba con ser presidente argentino. Fue  el, ahora, tres veces gobernador, quien le dijo a esos pibes: “Con este proyecto ni un paso atrás”.

Marzo, para otros las clases. Para nosotros, el tercer mes de clases. Hablando u oyendo sobre los “separadores” la situación actual de México y cómo se disfrazan las cosas.

Jacinto Chiclana y Borges. La obra de teatro que comienza a moldearse y se presenta en julio. El cortometraje que se hace mediometraje y se estrena en el Mafici, festival de cine internacional. Y la producción que no para: tampoco entre los vegetales que se pesan de a mil kilos.

La tabla periódica y la danza de los elementos. Ahí bailan, se asocian y se hacen pareja el Neón, el azufre, el cloro, o el carbono…Y los pagos que no salen, hasta que interviene otro poder del estado:la justicia.

Y los que salen son el “Alto Boletín”, el periódico de la Fundación, en versión digital y en papel. Y los noticieros de las cuatro en la tarde con la voz y la producción de los chicos de la escuela 1737, la que luce su número desde octubre de 2015, justamente.

Y se construyen dos aulas y se agranda la canchita de fútbol que toma visos de estadio y ahora tiene vestuario y parrilla. Y s emira hacia adelante y se imagina y sueña un salón de usos múltiples.

Y la Usina se llena de arte y aún resuenan los acordes de una guerra en si be mol…

Y sale, hablando de salir, o entra un proyecto de ley a la comisión de educación de la legislatura chubutense para que en el futuro las experiencias innovadoras en Chubut no dependan de la “guerra” del funcionario de turno.

Así se llamen, Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *