Quedan los artistas

Chimichurri

Se forma un círculo. Entre la gente y la trastienda del teatro que se hace calle. Las paredes son el viento y el techo llega hasta el cielo. Un cartel, pasacalle moderno dice algo asi como que de martes a viernes, a las 20 y a las 22, hay funciones a la gorra. La gorra. Que se hace sombrero para que “ese billete que el niño conoce por sus colores-y se habla del azul “petisito” que vale dos, o del violeta que sirve “para comprarnos un vio de cien pesos, porque los payasos somos como todos”-, ingrese, sobre la hora cuando al espectáculo le queda poco y nada y un voluntario con capa roja de superhéroe y en calzoncillos sirve de señuelo. Antes y después, “Comprimido” y “Estrellita” juegan con los aros-la payasa hace girar a la arandela gigante con un preciso movimiento de sus pies-, con el diábolo que vuela hasta ese techo que ayer es gris y entre ellos y ese público que es la gente. El pueblo.”Como estamos como pueblo, eh…que no podemos juntarnos para contar hasta tres”, recita Comprimido y hace carne el viejo axioma que dice”detrás de todo chiste…”. La plaza San Martín; entre artesanos y sus pasillos de elementos colgados, la esquina musical con Pablo que toca el piano y mete mano a los covers, Comprimido y Estrellita se colorea, y por un instante, una hora al menos recuperamos esa sonrisa que supimos conseguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *