Ese detalle, sumado a otros detalles…

Ricardo Tapia se presentó en la Fundación Ceferino Namuncurá el miércoles 26 de octubre. Con una Usina Cultural a tope, el blusero regaló una noche de cuento. Antes, Blues Bar, formación madrynense fue la encargada de inaugurar la noche.

Sentado solo, en una silla, en el medio del escenario y el haz de luz acompañándolo. Acompañándonos. Ricardo Tapia abrió el show del miércoles por la noche regalando una cita comprometida: “He tocado en un montón de lugares; en teatros, clubes y estadios. Pero hacerlo en lugares como éstos en donde se trabaja con la educación es otra cosa. Me gusta estar acá”, dijo y pegadito “metió” un detalle, y otro, que sumado a otros detalles…fueron encadenándose en una noche especial. De esas que no empardan.
img_3433
Detalle.Con ese clásico inició el show que iba a devorarse dos horas a puro blues. Ricardo Tapia en la fundación Ceferino Namuncurá.

El bonaerense, luego, tuvo compañía, y allí subieron los compañeros circunstanciales que lo acompañaron en Puerto Madryn y en Rawson, la noche siguiente: “Me tomo un recreo. Hoy será una noche desenchufada”, dijo el artista, antes, en “Efecto Namunkurá”, programa radial que se transmite a través de la emisora de la Fundación Ceferino Namuncurá en donde contó su relación con la docencia y sobre el futuro que lo va a encontrar, entre otras cosas, con el disco de los 30 años de La Mississippi, la banda que reúne a sus amigos hinchas de Independiente.
img_3457
Disfrute. El público tuvo una noche especial con Tapia y la Blues Bar.

Subió cerca de las 23 y entre canciones(no faltaron clásicos como Café Madrid, El Detalle y una glamorosa versión con saxo femenino, incluído, de “Un trago para ver mejor”), intimidades con el público-“Dame agua, por favor; le pidió a un compañero de banda:”Hay que dar el ejemplo…aunque sea cinco minutos”- y bailes arriba del escenario se consumieron dos horas encantadoras.

Previamente fue el turno de Blues Bar(Fabián Cristaldi, Daniel Fernandez, César Sanz, Pablo Urrutia y Gustavo Mori), un grupo local que interpretó varias canciones de su repertorio como Demoledor, Tres, La Gata Flora y Dauphine- “no confundan con Gordini”, expresó uno de los integrantes diferenciando a los modelos de Renault de antigua data- quienes durante una hora regalaron un set sólido que mereció el aplauso sonoro de los presentes que colmaron el salón cultural de la organización de Puerto Madryn que trabaja con jóvenes en situación de vulnerabilidad.

Vale recordar que el sonido, la cobertura para la radio y televisión(material que puede disfrutarse en los medios de la Fundación Ceferino Namuncurá), al igual que el servicio de gastronomía forma parte de las tareas que realizan los pibes que concurren a la escuela 1737 que funciona en la institución.

Fotos: (Francisco Di Filippo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *